Buscar en "Erase una vez...un barco"

Cargando...

25 de agosto de 2010

Pájaro picón, picón... pájaro picón, picón...


Otra vez vemos a la asistente de dirección, Belzhaid Garantón, en un acto relacionado con comida, pero no directamente con ella (¡menos mal!) sino con el Tucán "Manuel", mascota de la familia de José Sánchez.

A este tucancito también le toca su pedazo de arepa y, como buen pájaro consentido, quiere que su comida se la dé nuestra linda chica, Belzhaid.

 Fotografía tomada por: Mathieu Asselin

19 de agosto de 2010

Erase una vez... (parte III)

Todo este arduo trabajo, que une la construcción y el arte, culmina con el sencillo, pero emotivo momento en el que la madera toca la superficie del mar y, entre fiesta y algarabía, se convierte en un sueño hecho realidad: un barco con el que se inician nuevos cuentos e historias.


La película está en post-producción, pero los invitamos a ver nuestro blog y a conocer un poco de los protagonistas, los trascámaras y la historia de este documental y preprararse para visitar su cine más cercano cuando la estrenemos.


Fotografías (Hilo de entrados "Erase una vez...") tomadas por: Mathieu Asselin

17 de agosto de 2010

Erase una vez (parte II)

Pero ellos no son los únicos que nos acompañarán en esta historia: Lucio Marín nos permitirá echar una ojeada al proceso de construcción de los grandes barcos de madera que navegan por las costas venezolanas; barcos tan grandes como las enseñanzas que les ha dejado Lucio a sus pupilos.




Y no podemos olvidarnos de José Sánchez, en la península de Macanao, quien en un enorme astillero naval, donde construye también enormes barcos, nos abre las puertas de su hogar, de su familia y compartirá con nosotros sus aspiraciones.

Continuará...

13 de agosto de 2010

Erase una vez - Así empieza esta historia

Hace más de 30 años, mi amigo Alberto Vera me dijo: “Tú tienes que hacer una película sobre los carpinteros de ribera, que son una especie en vías de extinción”

Afortunadamente, hoy todavía están vivos y siguen existiendo carpinteros de ribera y pescadores. Ellos, con todas las emociones, historias y necesidades de construir un barco, serán los protagonistas de este cuento.

Así que esta historia empieza así:

Erase una vez un barco hecho en Río Caribe por Manuel Sánchez e Isaías, quienes entre el plantado de la quilla y la botadura del barco compartirán sus vidas, sus amigos y hasta sus cervezas con nosotros.











Continuará...

Fotografías tomadas por: Mathieu Asselin

6 de agosto de 2010

Mentiras verdaderas. La sucia historia oculta de un barquito


Aquí vemos a Lucio posando junto al esqueleto de un pequeño peñero en su taller.

Pero ese peñerito tiene una historia sucia... (sonido de redoblantes) ... ¡ese peñero es de mentira!

Bueno... no tan de mentira. Lo que pasa es que forma parte del Museo del Mar en la península de Macanao, en la Isla de Margarita, y los encargados de la conservación de las piezas, se lo llevaron a Lucio para que lo arreglara. Pero al fin y al cabo es un peñerito que nunca ha estado en el mar, o sea, de mentira.

Fotografía tomada por: Mathieu Asselin

2 de agosto de 2010

Todos hacen de todo


En esta producción todos hacen de todo.

Aquí está Alfredo, director de "Erase una vez un barco" montando la cámara en una especie de voladero que quedaba junto a una carretera (no me pregunten sobre la seguridad de todos ellos y, en especial, la seguridad de la cámara)

Y mientras ellos grababan todas las tomas necesarias, Mathieu caminaba de un lado para el otro tomando fotos del lugar tan... tan... tan...particular que escogió Alfredo para poner la cámara.

 (Tampoco tengo idea del interés de Mathieu en meter el camión de agua potable en el encuadre de la foto... cosas de fotógrafos, me imagino)
Una vez que el camarógrafo tomó la cámara, se ve al resto del equipo sentado, tranquilamente, al borde del voladero junto a la carretera.


Y para reforzar el punto de que en esta producción todos hacen de todo, aquí está Laura Oramas sosteniendo un rebotador para iluminar una escena.

(Fíjense en la cartera. Jamás, JAMÁS, la suelta... ni siquiera mientras sostiene el rebotador como por media hora. Como buena productora que es, con la plata siempre bajo el brazo)











Fotografías tomadas por: Mathieu Asselin